Humor pictórico y una terrible verdad

Si yo pinto a mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.

Goethe

 

Llamo al clásico el sano y al romántico la persona enferma.

Goethe

Anuncios

Chateaubriand, Las aventuras del último abencerraje

Aben-Hamet se prosternó, adoró a Blanca más aun que al cielo, y salió sin pronunciar una sola palabra. Esa misma noche partió hacia Málaga, y se embarcó en un navío que debía tocar puerto en Orán. Encontró, acampada cerca de la ciudad, la caravana que cada tres años sale de Marruecos, atraviesa África, llega a Egipto y, en el Yemen, se une a la caravana de La Meca. Aben-Hamet se sumó a los numerosos peregrinos.

Chateaubriand, Las aventuras del último abencerraje

Delacroix y Los Miserables

Qué cercana viene a sernos estos días la novela de Víctor Hugo, gracias al musical basado en su obra, que fue llevado a la gran pantalla hace menos de dos años, consiguiendo un grandísimo éxito. Y es que, ciertamente, es gracias a esta película que muchos jóvenes han decidido y se han animado a leer esta magnífica novela. Víctor Hugo es, sin lugar a dudas, por encima incluso de Alejandro Dumas, el genio francés de la escritura, ya no del romanticismo, sino de la historia de Francia.

Sin embargo, para aquellos perezosos que no se decidan para con este maravilloso libro, la mejor adaptación que de él se ha hecho a la pantalla, en mi opinión, es la mini serie que protagoniza Gérard Depardieu:

Los Miserables fue publicada, sin embargo, treinta años después de los acontecimientos que narra: se enreda en la trama de la novela de Víctor Hugo una verdadera revolución. La Rebelión de Junio del año 1932, en París, en contra de la monarquía instaurada el mes anterior (Luis Felipe de Orleans), es uno de los puntos clave de su novela. Cabe mencionar que este levantamiento no es sino el último eco de la Revolución de 1830:

Tras Napoleón, Luis XVIII subió al poder un breve período de tiempo, manteniéndose, en cierto modo, al margen de la política o a favor de lo que había sido instaurado desde 1789 hasta su llegada al trono. Sin embargo, a su muerte, en 1824, su hermano, Carlos X, intentó restaurar el Antiguo Régimen. Les dio dinero a los nobles expropiados, un hecho que fue todo un insulto para la burguesía que con tanta fuerza había estado luchando contra la nobleza. Lógicamente, todo esto fue haciéndose eco en la prensa, que se llenó de artículos en contra del rey. Carlos X decidió entonces restringir por completo la libertad de expresión, en especial en los periódicos, y suprimió la Cámara de los Diputados. Los días 27, 28 y 29 de Julio de 1830, Las Tres Gloriosas jornadas, las calles de París se llenaron de barricadas…

La Libertad guiando al pueblo

La Libérté guidant le peuple, Eugène Delacoix (1830)

Y sí, ese es el hecho que Delacroix, el mayor exponente de la pintura romántica junto con Géricault, refleja en su magnífico cuadro La Libertad guiando al pueblo. De hecho, este pintor conoció a Víctor Hugo allí donde los jóvenes artistas y pensantes como ellos, Dumas, Balzac, Lamartine, Vigny o Nerval: le Salon de L’Arsenal, en la calle de Notre-Damme-des-Champs. Sin embargo, Delacoix, el señor del sombrero de copa y la escopeta en mano, no participó en las revueltas, pese a ser un revolucionario convencido. Llama la atención también el que se retratase sin el bonete frigio que les distinguía a los insurrectos y que porta Libertad, la clásica figura del centro del cuadro, que portando la bandera francesa, pareciera una Victoria de Samotracia.

Quisieron proclamar la república, pero la oposición temía que se volviera a echar mano de la guillotina. Carlos X no podía volver ya a París, por lo que fue Luis Felipe, duque de Orleans, un noble revolucionario que acabó siendo el último rey de Francia.

Víctor Hugo, en todo ese tiempo, estuvo muy presente en la política francesa y es, de hecho, el escritor más preocupado e involucrado en la historia social de su país, llegando a convertirse en una leyenda antes incluso de morir.

Fotografía del funeral de Víctor Hugo, 1885

Pero… Les Misérables, ¿qui sont’ils? Son aquellos que no luchan, que pudiendo, quedan en las sombras, retorciendo, revolviendo la suciedad de los corazones. Porque la miseria de la que habla Hugo no es material, sino espiritual. Su obra es un reclamo a la pureza del alma, a la inocencia y a la bondad en unos tiempos tan cargados de falsos corazones que se hacen nombrar justicia llegando a ser arrogancia e incomprensión. Es un reclamo para los que sufren. Porque siempre hay una luz que puede ayudar a escapar, una brizna de esperanza que brilla en el horizonte, tan sólo hay que querer verla. Son los hombres, y sus almas, en quien se apoya la ilusión de la política. ¿Que hay, pues, si se es miserable?

A los que ignoran, enseñadles todo lo que podáis; la sociedad es culpable de no dar enseñanza gratis: es responsable de la noche que produce. Esta alma está llena de sombras, y allí se comete el pecado. El culpable no es quien ha cometido el pecado, sino aquél que ha hecho la sombra.

Víctor Hugo, Los Miserables

A continuación, para aquellos que sepáis francés (me temo que no encontrado nada similar en castellano, os pido disculpas), os dejo con un magnífico documental sobre Víctor Hugo, comienza en el segundo minuto del vídeo que tenéis a continuación:

Lord Alfred Tennyson: Waterhouse’s Lady of Shalott

Lord Alfred Tennyson, laureado por la mismísima Reina Victoria de Inglaterra, un poeta que perteneció a la ahora conocida sociedad secreta de los Apóstoles de Cambridge, de la que también formaron parte unos años después filósofos como Bertrand Russell y su conocido discípulo de la filosofía del lenguaje, Ludwig Wittgentein; o el hermano del mismísimo Darwin; o el marido de Virginia Woolf… Un grupo de debates que llevaba un diario de los temas de conversación que trataban y las conclusiones a las que llegaban, en el que participaron principalmente hombres de humanidades, un obispo de Gibraltar, algún físico… hasta miembros del KGB, ya en el s.XX, formaron parte de tan selecto club.

Tennyson es considerado como un poeta postromántico. Sus escritos se decantan por lo lírico, lo bello, llevando la idealidad romántica al extremo cadencioso del verso, buscando nuevas metáforas y desvelando la faceta más íntima del escritor. A su vez, por volver al mundo perfecto de la mente de los románticos, supone una suerte de reacción al estilo literario que se estaba desarrollando: el realismo, cuyo iniciador en el mundo de la narrativa fue, ni más ni menos, que Henry Beyle, alias Stendhal.

Evadiéndose a la Edad Media, una leyenda lateral del ciclo artúrico, escribe un poema que, años más tarde, serviría de inspiración a un pintor prerrafaelita:

THE LADY OF SHALOTT

I am Half-Sick of Shadows, said the Lady of Shalott, J.W. Waterhouse (1916)

I am Half-Sick of Shadows, said the Lady of Shalott, J.W. Waterhouse (1916)

 Allí, noche y día, teje
 un mágico lienzo de alegres colores.
 Ha oído un susurro advirtiéndole
 que una maldición caerá sobre ella
 si mira hacia Camelot.
 Desconoce el tipo de que maldición es,
 y debido a ello teje sin parar,
 sin preocuparse de nada más,
 la Dama de Shallot.
There she weaves by night and day
A magic web with colours gay.
She has heard a whisper say,
A curse is on her if she stay
To look down to Camelot.
She knows not what the curse may be,
And so she weaveth steadily,
And little other care hath she,
The Lady of Shalott.
The Lady of Shalott, J.W. Waterhouse (1894)

The Lady of Shalott, J.W. Waterhouse (1894)

 Ella dejó el lienzo, dejó el telar,
 dio tres pasos por la habitación,
 vio florecer el lirio en el agua,
 vio la pluma y el yelmo,
 y miró hacia Camelot.
 La tela salió volando y ondeó en el vacío;
 El espejo se quebró de lado a lado;
 “la maldición cae sobre mí”, gritó
 la Dama de Shallot.
She left the web, she left the loom,
She made three paces through the room,
She saw the water-lily bloom,
he saw the helmet and the plume,
She looked down to Camelot.
Out flew the web and floated wide;
The mirror cracked from side to side;
"The curse is come upon me", cried
The Lady of Shalott.
The Lady of Shalott, J.W. Waterhouse (1888)

The Lady of Shalott, J.W. Waterhouse (1888)

 Y en la oscura extensión río abajo,
 -como audaz vidente en trance,
 contemplando su infortunio-
 con turbado semblante
 miró hacia Camelot.
 Y al final del día
 la amarra soltó, dejándose llevar;
 la corriente lejos arrastró
 a la Dama de Shallot.
And down the river's dim expanse,
-Like some bold seër in a trance
Seeing all his own mischance-
With a glassy countenance
Did she look to Camelot.
And at the closing of the day,
She loosed the chain, and down she lay;
The broad stream bore her far away,
The Lady of Shalott.

Aquí os dejo el poema completo de Lord Alfred Tennyson, La Dama de Shalott:

-En inglés

-En castellano

Resulta muy interesante el hecho de que otra de las obras de este autor, In Memoriam, que escribió en memoria de la muerte de uno de sus mejores amigos (Arthur Henry Hallam), para los alumnos de los colegios ingleses vendría a ser lo equivalente a las Rimas de Bécquer para nosotros, en especial por su desarrollo. Ambas obras, escritas a lo largo de una vida, si bien una es un poema y la otra toda una serie, traslucen la evolución emocional de sus autores con de cara a la vida, marcando una progresión, una evolución en sus temas y tonos.

Literatura del Romanticismo: listado

Aquí os dejo con un listado de los autores más importantes del movimiento romántico ;) Iré adjuntando todos los PDF de las obras que encuentre para crear una mini-biblioteca online de literatura del romanticismo. Espero que os sirva de ayuda para tener una visión global de la que partir y desde la que poder investigar.

PRERROMANTICISMO:

Novela

Francia:

  • Rousseau: Discursos, El Contrato Social, Emilio, La nueva Eloisa
  • Saint-Pierre: Pablo y Virginia

Inglaterra:

  • Richardson: Pamela y Clarisa
  • Henry Fielding: Joseph Andrews, Tom Jones
  • Sterne: Vida y opiniones del caballero Tristam Shandy

Teatro

  • Goethe: El joven Werther, Elegías romanas, Fausto
  • Schiller: Los bandoleros, Guillermo Tell

Poesía

  • Young: Las noches
  • Blake: Cantos de inocencia y de experiencia

ROMANTICISMO

Poesía

Inglaterra:

Poetas de los lagos:

  • William Wodsworth y Samuel Colleridge: Baladas Líricas

Poetas satánicos:

  • Lord Byron: Caín, Don Juan
  • Shelley: Mont Blanc, Oda al Viento del Oeste, Adonis
  • Keats: Odas

Alemania:

  • Hölderlin: El archipiélago, Hiperión
  • Novalis
  • Heine

Francia:

  • Alfonse Lamartine: Meditaciones poéticas
  • Víctor Hugo: Las hojas del otoño, Los castigos, La leyenda de los siglos

Italia:

  • Giacomo Leopardi: Cantos

Novela

Francia:

Inglaterra:

  • Jane Austen: Orgullo y prejuicio
  • Walter Scott: Ivanhoe, La novia de Lamermoor, El anticuario

Italia:

  • Alejandro Manzoni: Los novios

Rusia:

  • Pushkin: Eugenio Oneguín

EEUU:

  • Herman Melville: Moby Dick

Cuento

Alemania:

  • Los hermanos Grimm: Caperucita roja, Pulgarcito, La Cenicienta… (cuentos populares por escrito)
  • Hoffmann: El puchero del oro, El elixir del diablo

EEUU:

  • Edgar Allan Poe: Narraciones extraordinarias (El pozo y el péndulo, El gato negro, Corazón delator, Los crímenes de la calle Morgue, Hop Frog…) y poemas como El Cuervo.

POSTROMANTICISMO